Sin compasión te acortaron la vida a tan temprana edad, una injusticia difícil de aceptar comprender y poder remediar, solo cuando empezabas a florecer como una tierna rosa y llena de esperanza, ilusiones, alegría y amor por la vida en preparación y espera de formarte un gran avenir, pero este dolor inmenso que embarga nuestros corazones, se ve compensado en cierta forma por los gratos recuerdos que nos has dejado especialmente a quienes tuvieron la dicha de estar cerca desde el instante en que llegaste a este ingrato mundo a llenar de alegría tu hogar y haber podido compartir tan bellos gratos e inolvidables momentos en tu compañía, los cuales se ven reflejados en estas invaluables fotos desde cuando eras aún una niña rodeada de inmenso afecto y protección no solamente de tus padres sino de tu querida hermana y demás familiares, recuerdos que serán perenes en sus corazones y que en este árbol tan especial en tu homenaje son expresados con sentimiento de mucho amor y profunda tristeza por no tenerte más con nosotros.

Beatriz y Michael