Nunca podremos entender ni aceptar la tragedia. Es que la Justicia, aquella que nos consuela, no existe por fuera de nosotros. Ha sido nuestra Obligación construirla y nuestra Salvaguarda mantenerla.
El tío Gonzalo